info@helenadiez.com
✆ 610 009 454
info@helenadiez.com
✆ 610 009 454

NUNCA SE SABE...

Situación:

  Domingo a la mañana, me siento cansada, sin ganas de nada incluso enfadada, creo que estoy incubando algo. No sé ni lo que quiero y de repente….Oh, NO!! he quedado para ir a pasear con una amiga… joooo quiero sofá, o no o yo qué sé!! No me aguanto, estoy cansada!!!

  Y si la llamo y le digo que no puedo ir?? No, eso no está bien, tengo un problema con mi conciencia, y es que tengo demasiada conciencia. No soporto las mentiras, no me lo perdonaría a mí misma, porque realmente no estoy tan mal como para no poder ir, peeero me lleva la pereza y la desgana.

Whatsapp (mi amiga):

   – Te espero a las 12:30 y vamos a dar un paseo que hace buen día.

   Buen día? estoy helada de frío!! y la pereza se ha apoderado de mí!!! Pero tienes que hacerlo Helena,  me digo y  allá que voy.

   Me pongo el chándal de los domingos, un gorro y no solo por el frío, mi pelo no está para mostrarse…y mi pereza no me deja atusármelo.

   Me monto en el coche, no sin antes avisar…

Whatsapp (a mi amiga):

   – Salgo ya, te veo en nada.

   Y así es. Llego, sale mi amiga de su casa y achuchón, hace mucho que no nos vemos, y mira, ya empieza mi cambio de actitud, así sin quererlo ni beberlo.

   Nos vamos de paseo y empieza nuestra súper conversación, ambas estamos en un momento personal muy chulo e interesante (y no complicado pero sí… de cumplimientos digamos 🙂 )

  Por cierto no os he contado que nos conocemos desde hace muy poquito, pero una amiga de ambas nos presentó y resulta que tenemos muchas cosas en común. Curioso todo, por cierto

   Nos ponemos a caminar, y sin darnos cuenta, nos hemos dado un paseo de una hora con la sensación de que habían pasado 10 minutos!!. Durante el paseo llegamos a la conclusión de que estamos en la misma situación a pesar de nuestras diferentes vidas y formas de pensar, incluso de nuestros momentos profesionales, pero el fondo es el mismo.

   Llegamos al coche de nuevo, solo han pasado dos horas desde mi momento pereza, únicamente dos horas!! Dos horas en las cuales se me han pasado los dolores, la pereza… y encima he vuelto a casa con un chute de energía increíble, con más motivación para seguir cumpliendo mi sueño, con más ilusión y con ganas hasta de atusarme el pelo de nuevo!!

   Y a qué viene todo esto?

   Pues a que nunca sabemos lo que puede suceder hasta que no hacemos las cosas, en este caso era una mini-cosa pero el resultado ha sido genial. Que no valoramos el pasar el rato con una amiga o un amigo, en los beneficios de compartir, en lo que descubres en pocos instantes. Que los pequeños momentos hay que vivirlos a tope, y no solo eso, darte cuenta muchas veces de que no estás sol@ en tus decisiones, que tus sueños pueden parecer para ciertas personas auténticas locuras, pero que si encuentras y cuentas con las personas adecuadas, todo lo imposible empieza a verse posible. Y eso te hace tirar pa´lante con más fuerza.

   ¿Qué hubiera pasado si me hubiese dejado llevar por la pereza y la desgana? Seguramente ahora no estaría buscando info para mi siguiente proyecto con la ilusión que le estoy poniendo, estaría tirada en el sofá e incluso hasta con fiebre. Y del pelo ni te cuento!!

-Hacedlo! lo que sea, porque nunca se sabe  lo que puede ocurrir-

 

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies