info@helenadiez.com
✆ 610 009 454
info@helenadiez.com
✆ 610 009 454

AYUDAS, AUTOAYUDAS Y DEMÁS

   Siendo sincera con vosotros, he estado a punto de no publicar este post porque creo que mucha gente se me puede echar encima en ésta época que estamos viviendo  de buscar la felicidad a toda costa (fuera, que no dentro de nosotros) de positivismos en frases monísimas todas copiadas de famosos o de maravillosos escritores, pensadores o  filósofos que se lo curraron anteriormente,  y de  libros de autoayuda que en fin… Pero siendo honesta conmigo misma (que es con la que paso más tiempo), tenía que publicarlo.

   Como habéis podido imaginar, soy poco amiga de esas frases hechas que se publican, todas ellas maravillosas monísimas llenas de luz y color (y repito que todas copiadas). Y  poco amiga también de los libros de autoayuda, ojo que si a vosotros os sirven genial ¿eh? No seré yo quien encienda la hoguera, pero lo que a ti te puede ayudar no tiene por qué ser lo que me ayude a mí.

   Lo que quiero deciros es, que sí, que vale, que viva el flowerpowerismo universal, que mola mucho, pero que hay que ser un poco terrenales también, que claro que la vida es maravillosa y que hay que vivirla intensamente, pero creo que tenemos que estar preparados para cuando nos vienen mal dadas, porque en esos momentos la camiseta con eslogan, la taza del desayuno que te dice lo maravillos@ que eres, y la tormenta de frases que te caiga cuando entres en tu Instagram, no te van a ayudar a superar ninguna situación adversa que se presente. Que esas situaciones aparecen amig@s  y ¡cuando menos te las esperas!. Si aún no te ha llegado ninguna, no te disperses, que llegan. Y es normal que lleguen, de eso va la vida también, momentos buenos y momentos menos buenos.

   Cuando empecé a formarme en esto del Coaching y la Inteligencia Emocional, es cuando fui más consciente de lo importante que es conocerse a uno mismo. Mirar “pa´dentro” y ver lo que hay. Y ya puestos, buscar solucionarnos algunas cosillas que sabemos que tenemos (y otras que no) y soltar lastre para vivir mejor y más felices. Más ligeros.

   Hay gente que sabe que tiene cosas que solucionarse pero ha decidido dejarlas ahí, por miedo quizá a que pueda salir ese algo que les asusta. Han aprendido a vivir con ese “hándicap” y prefieren continuar así, y es muy lícito ¿eh? Y totalmente respetable.

   Yo en cambio, decidí investigarme, siempre he sido muy inquieta. Y voy a seros sincera, no ha sido fácil, me he tenido que enfrentar a mí misma, el trabajo de autoconocimiento que he realizado ha sido un camino con piedras y baches, pero amig@s…¡ ha merecido la pena!. Ahora disfruto mucho más de todo, me siento más feliz, intento saltar los obstáculos que se me presentan desde otro punto de vista y es genial. Y con ayuda ¿eh? Que no me avergüenza decirlo, que tuve que pedir ayuda, y tuve la mejor por cierto. Y si vuelvo a necesitarla la pediré. Las veces que haga falta.

   Hoy os escribo esto, para compartir otro trocito de mí y para deciros que merece la pena sentarse a tomar un café contigo mismo, conocerte y ver qué pasa, que no hay que asustarse de lo que te encuentres que es tuyo, y que la solución a lo que vaya viniendo no está no en tazas ni en camisetas, está dentro de ti.

   Bueno y que yo también tengo camisetas molonas que me hacen venirme arriba ¿eh? Y cuando estoy de bajón en vez de ponerme el chándal me pongo mi “Rouge de labios” y salgo de casa como un pavo real. Que a lo que voy amig@s, es que hay que VIVIR pero con AUTOCONOCIMIENTO, que lo demás son extras que nos ayudan, pero no nos solucionan.

YA ESTÁ, LO DIJE.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies